Durante muchos años, la piedra angular del tratamiento del cáncer ha sido la cirugía, la quimioterapia o la radioterapia. En la última década se han desarrollado tratamientos dirigidos como imatinib (Gleevec®) y trastuzumab (Herceptin®), fármacos dirigidos contra las células cancerosas que se establecen en cambios moleculares específicos observados previamente en estas células.

Hoy en día la estrella es la inmunoterapia, un tratamiento que aprovecha el potencial del sistema inmunitario del paciente para combatir su propia enfermedad, lo cual se conoce entre los investigadores como el quinto pilar del tratamiento contra el cáncer. Uno de los enfoques de la inmunoterapia consiste en modificar las células inmunitarias del mismo paciente para que reconozca y ataque sus propios tumores.
Estas terapias se ofrecen desde el año pasado a pacientes con determinados tipos de leucemias y linfomas en los hospitales Gregorio Marañón y Virgen del Rocio en Sevilla, dos de los once centros seleccionados por el Ministerio para que apliquen las CART.
Siete de los 44 pacientes con cáncer tratados en hospitales de Madrid con las terapias avanzadas CARThan logrado la remisión «completa» de la enfermedad, según ha avanzado este jueves el consejo de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Enrique Ruiz Escudero.

A la hora de estimar el alcance en su especialidad, Pérez–Simón aclara que “ es un tratamiento innovador, disruptivo, que ha cambiado la manera de acercarse a algunos tipos de pacientes de determinados tipos de cáncer”. Concretamente, “en el caso de las leucemias linfoblásticas agudas su impacto ha sido especial ya que estamos pudiendo tratar a pacientes que habían fracasado con el trasplante alogénico y con otras líneas de tratamiento con muy pocas alternativas de curación a largo plazo”.

De este modo, “los estudios pivotales muestran que tras el tratamiento con terapias CAR–T, los pacientes presentan una supervivencia libre de enfermedad cercana a los 3 años para el 60%. En el caso del linfoma difuso de células grandes, también hay pacientes que han recaído tras al menos dos líneas de tratamiento previas y con mal pronóstico, con una media de supervivencia de seis meses, y estamos alcanzando en los estudios unas altas tasas de remisiones completas del 40% a tres años”.

Fuente:
Nos alegramos de que la lucha contra el cáncer dé sus frutos con la remisión total de esta dolencia en algunos pacientes y algún dia será asi para todos!