Investigadores de Barcelona y Valencia han liderado un estudio clínico sobre un tratamiento biológico que podría evitar la quimioterapia en pacientes con cáncer de mama agresivo, en el que han participado 106 pacientes de 21 hospitales españoles durante un año y medio.

 

El estudio, publicado en ‘The Lancet Oncology‘ y presentado en el congreso mundial de cáncer de mama en San Antonio de Texas (Estados Unidos), ha demostrado que la combinación de un fármaco y un tratamiento hormonal tiene una eficacia similar –como coayduvante– a la quimioterapia, que en la actualidad es el tratamiento de elección.

El líder clínico de la Fundación Instituto Valenciano de Oncología y coinvestigador principal del estudio, Joaquín Gavilá, ha afirmado: “Desconocíamos realmente el potencial de estos fármacos para de-escalar la quimioterapia neoadyuvante. Este ensayo nos demuestra por primera vez que es un camino que tiene que ser explorado y apunta a cómo deberá hacerse“.

También ha sido pionero en integrar datos clínicos, patológicos y genómicos para medir la respuesta al tratamiento y demostrar que en cerca de la mitad de las pacientes el tratamiento con ribociclib y letrozol administrado durante 6 meses transforma los tumores de alto riesgo de recidiva en neoplasias de bajo riesgo.

El ensayo ha sido promovido por Solti con financiación de Novartis y con el apoyo de la Breast Cancer Research Foundation de Estados Unidos.

Fuente:

Noticia de Heraldo