Ya hoy día, la alopecia en los tratamientos oncológicos no tiene porque ser una consecuencia directa de los mismos. La ciencia avanza en este sentido con pasos agigantados y nosotros nos hemos hecho eco de ello.

Contamos con todo un sistema para evitar la caída del cabello en los tratamientos de quimioterapia.

Ninguno de ellos tiene efectos secundarios en los pacientes y si cuenta con un impacto emocional positivo importante a la hora de afrontar la lucha en la enfermedad.

Entre los gorros fríos y el tratamiento de THYMUSKIN champú y serum, podemos tratar de evitar la alopecia con un alto índice de éxito (90% en cáncer de mama) así como recuperar el pelo perdido y regenerar completamente el cuero cabelludo para que el cabello salga de nuevo revitalizado en lugares donde ya se habían producido las pérdidas localizadas.

¡Infórmese! ¡No hay porque resignarse!